Empresas B crecen en República Dominicana

“Cada vez son más las empresas que buscan la transparencia y medir sus impactos sociales y ambientales. Las empresas que se certifican como Empresa B asumen un compromiso de mejora continua y ponen su propósito empresarial socio ambiental en el centro de su modelo de negocio. Miden y analizan las cinco áreas más relevantes de su empresa: gobierno, trabajadores, clientes, comunidad y medio ambiente, permitiendo una revisión detallada de todas ellas, con el fin de ayudar a identificar todos los posibles puntos de mejora y oportunidades para ser un agente de cambio en la economía, protegiendo la misión y potenciando el triple impacto.”

Santo Domingo, Distrito Nacional. La organización americana con presencia global B Lab, representada en Latinoamérica y el Caribe por Sistema B, ha reconocido en lo que lleva corrido el año 2021 y por primera vez en la historia a tres empresas dominicanas como Empresas B certificadas o Bcorp es decir Empresas asociadas a la contribución del Triple Impacto (económico, social y ambiental). Estas empresas se han incorporado a una tendencia que ocurre a nivel global en el mundo de los negocios con un crecimiento exponencial.

Cabe resaltar que las Empresas B Certificadas son empresas con fines de lucro que usan el poder de los negocios para desarrollar una economía más inclusiva y sostenible. Cumplen con los más altos estándares en términos de desempeño social y ambiental, transparencia y responsabilidad empresarial. A la fecha, existen más de 4,000 Empresas B en más de 150 industrias y 70 países de todo el mundo.

Para obtener la Certificación de Empresa B, es necesario completar un riguroso proceso de evaluación sobre sus prácticas y modelo de negocio en materia de gobernanza, ambiental y social. Para certificarse como Empresa B, las compañías deben documentar su impacto positivo y deben pasar por el proceso de verificación cada tres años para mantener su certificación, menciona Elisa Patiño, Directora Ejecutiva de Sistema B para América Central y el Caribe.

Durante el año 2021, el movimiento de empresas B certificadas se afianza en República Dominicana con la certificación de las tres primeras empresas B del país: Moda Sostenible, Ozeano Swimwear y Green Depot.

MODA SOSTENIBLE, empresa con +6 años de experiencia en el mercado, es una marca que desde su diseño y producción busca minimizar el impacto medioambiental para preservar recursos y mejorar la salud del planeta. Utilizan piezas descartadas en sus diseños y se apoyan en la economía circular para alargar el ciclo de vida de una prenda evitando que termine en la basura, recibió la certificación de Empresa B (B Corporation) en el mes de enero de 2021, convirtiéndose en la primera empresa del país que recibe esta certificación.

Arianny Santana, CEO de Moda Sostenible manifestó que: “Nos sentimos orgullosos de ser la primera empresa B certificada en la República Dominicana; La responsabilidad socio-ambiental es nuestro ADN y ver el resultado del trabajo y de las buenas prácticas que hemos implementado nos confirma que sí se pueden aportar soluciones de valor que generen cambios en nuestro consumo y en la manera en la que nos relacionamos con la ropa. El proceso de verificación nos tomó casi un año, nos sometimos a una rigurosa evaluación que nos permitió identificar nuestras áreas de mejora y reconocer oportunidades de crecimiento. Ser empresa B confirma nuestro compromiso con la comunidad y nuestro entorno. Queremos inspirar e invitar a más empresas a medirse, el resultado será una empresa con valores más sólidos, que impactará positivamente a todos sus miembros y los retará a trabajar apegados a la ética y la transparencia”.

OZEANO SWIMWEAR, empresa con 4 años de experiencia en el mercado de trajes de baño y accesorios. El textil que utilizan para sus piezas está hecho a partir de botellas de plástico reciclado y el de los accesorios de fibras naturales. La mano de obra que utilizan es local y también se apoyan de comunidades de artesanos para la fabricación de sus piezas es una marca que desde su diseño y producción busca minimizar el impacto medioambiental para preservar recursos y mejorar la salud del planeta. Recibió la certificación de Empresa B (BCorporation) en el mes de abril, convirtiéndose en la segunda empresa del país que recibe esta certificación.

Shaina Alonzo, CEO de Ozeano Swimwear manifestó que: ̈Ser una empresa B es una recompensa muy gratificante pues nos garantiza que, a través de nuestro trabajo SI SE PUEDEN generar grandes cambios en la sociedad, cambiar la manera en la que consumimos y todo esto disminuyendo nuestra huella ecológica al hacerlo. Nos tomó unos 9 meses certificarnos pues los procesos son muy rigurosos y retadores pero lo que más me gusta y satisface es que la certificación nos invita y nos da herramientas para seguir mejorando continuamente y así convertirnos en: Las mejores empresas para el mundo¨.

GREEN DEPOT, empresa con +10 años de experiencia en el mercado de desechables biodegradables. Green Depot fabrica el primer envase desechable biodegradable de República Dominicana y el Caribe, utilizando desechos naturales como materia prima e integrando a las comunidades en nuestro modelo de desarrollo sostenible. Recibió la certificación de Empresa B (BCorporation) en el mes de julio, convirtiéndose en la tercera empresa del país que recibe esta certificación.

Porfirio Baez, CEO de Green Depot manifestó que: «Lograr la Certificación de empresa B eleva no solo la valoración pública de nuestra empresa sino que genera y confirma nuestro compromiso para con los mayores niveles de bienestar para la empresa, la sociedad y el medio ambiente. Sabemos que los retos irán creciendo conforme pase el tiempo pero ser una empresa de referencia mundial que inspire a otras MIPYMES a medirse y consecuentemente certificarse vale la pena».

Acerca de Sistema B

Sistema B es una organización sin fines de lucro que promueve una nueva economía en la que el éxito y los beneficios financieros incorporan bienestar social y ambiental. Somos parte de una red global con una visión colectiva: construir una economía inclusiva, equitativa y regenerativa para todas las personas y al planeta.
Comenzó en 2012 con la idea de que un tipo diferente de economía en América Latina y Caribe no solo era posible, sino necesario, y que las empresas podían abrir el camino hacia un nuevo modelo impulsado por todos los actores de la economía.